Seguidores

viernes, 23 de junio de 2017

FRANCISCO VICENTE AGUILERA: UN BAYAMES Y CUBANO IMPRESCINDIBLE

Una ciudad como Bayamo tiene el privilegio de ser la cuna de grandes hombres, que le dieron grandeza no solo a nuestra Villa, sino a toda Cuba por los sacrificios que hicieron para alcanzar la independencia nacional.
Aquellos que se unieron a la decisión cespediana acaecida en el ingenio La Demajagua el 10 de octubre de 1868, dejaron una impronta que el tiempo no ha borrado de la conciencia de los cubanos.
Uno de aquellos patriotas, que llevaba el sol en su corazón y que lo apostó todo a la lucha para erradicar la presencia colonizadora de Cuba cumple hoy 196 años de haber nacido en Bayamo.
Se trata de Francisco Vicente Aguilera, el hacendado más rico del oriente cubano que puso toda su fortuna a disposición de la causa libertaria cubana, constituyéndose como uno de los padres fundadores de la patria.
La génesis de la revolución cubana contó con hombres como él, comprometidos con sus ideales de libertad, anti esclavismo, independencia y soberanía nacional.
Dueño de grandes extensiones de tierra donde se fomentaba el ganado, áreas cañeras y fábricas de azúcar, Aguilera se entregó en cuerpo y alma al proceso revolucionario.
Fue tan grande y amante de la unidad que nada reclamó ante el alzamiento adelantado de Carlos Manuel de Céspedes siendo él la principal figura del Comité Revolucionario.
Lo que hizo fue incorporarse como otro soldado a las huestes mambisas dando otro ejemplo de entrega en función de los preceptos de aquellos que iniciaron la lucha revolucionaria.
Sus padres, Francisco y Juana, no pensaron jamás que aquel hijo, heredero de la fortuna familiar, la pondría a disposición de la causa que defendía y por la que murió enfermo en la ciudad de Nueva York.
Alcanzó el grado de Mayor General del Ejército Libertador y fungió como secretario de guerra y sin duda fue un hombre de confianza del Padre de la Patria.
Su ejemplo se mantiene vivo no solo en los bayameses, sino en todos los cubanos que saben apreciar su extraordinario aporte a la revolución que él organizaría al frente del Comité Revolucionario de Bayamo.
Francisco Vicente Aguilera había nacido el 21 de junio de 1821 en Bayamo y falleció en Nueva York el 22 de febrero de 1877, sus restos descansan en el Retablo de los Héroes.
Hoy se cumplen 196 años de su nacimiento.

jueves, 15 de junio de 2017

TRUMP, EL NEONAZI Y EL BATISTIANO


Cada vez que veo la imagen del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no sé la razón por la cual se me convierte en un tanque de guerra listo para disparar a todo aquello que le pueda disgustar.

La comparación puede resultar exagerada pero al saber que estamos a pocas horas de su decisión de revertir lo dispuesto por su predecesor en relación con Cuba, me parece atinada.

Trump responde así a las exigencias de un par de facinerosos, corruptos y anticubanos como Marco Rubio y Mario Díaz-Balart, el primero un neo-nazi el segundo defensor de la tiranía batistiana.

El actual inquilino de la Casa Blanca no nos conoce como pueblo, tampoco nos conoció Dwight D. Eisenhower y cuando John Fitzgerald Kennedy lo intentó, la CIA lo asesinó en Dallas, Texas.

Cuba jamás ha invadido a Estados Unidos, ni enviado comandos armados a subvertir el orden en ese país, tampoco ha bloqueado a ese país y jamás ha contaminado los campos agrícolas de esa gran nación.

En Cuba nunca se ha quemado una bandera de ese país, a pesar de las tantas agresiones que han dejado familias enlutadas y personas mutiladas, a las que nunca Estados Unidos ha pedido perdón.

Me pregunto si esas decisiones que anunciará Trump tienen que ver con la democracia porque lo que va a firmar va contra ese ejercicio, a no ser que querer estrangular a un pueblo sea algo que pueda justificarse.

En todo caso las medidas anti cubanas no solo perjudicarían a la nación antillana, también afectarían al país del norte y eso lo saben los cientos de empresarios y congresistas que se oponen a sus disposiciones.

No hay nerviosismo, no lo hubo en octubre de 1962 cuando el mundo estuvo al borde de una conflagración mundial y tampoco lo habrá aunque esté en la presidencia norteamericana Donald Trump-

Solo una advertencia para el magnate inmobiliario: no le bastarán cuatro ni ocho años, si es reelegido, para derrotar al pueblo cubano, aunque lo apoyen un neonazi como Marco Rubio y un batistiano como Mario Díaz-Balart.

domingo, 28 de mayo de 2017

¨¨OSCAR NO ES MI ÚNICO HIJO¨¨

A las 7 de la mañana del 29 de mayo de 1970, hace 147 años una descarga de fusilería se escuchó en la ciudad de Camagüey, cuna del Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz.


Esa hora marcó el fin de la vida de un joven de 23 años al que solo le obsesionaba ver a su patria libre de la presencia colonial española y donde la esclavitud fuera definitivamente derrotada.
Oscar de Céspedes, hijo de Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, nació en Bayamo el 9 de julio de 1847, pero no solo fue vástago del Iniciador, sino un patriota que luchó por nuestra independencia.
Los hechos demuestran que ante las ansias de libertad de un pueblo, sus líderes deben estar dispuestos a sacrificarlo todo, hasta ese núcleo primigenio de las sociedades que es la familia.
Y eso ocurrió de manera lamentable cuando un militar español sin honra y mucho menos honestidad, le propuso a Céspedes dejar la lucha a cambio de la vida de su hijo capturado por los colonialistas.
Lo quisieron chantajear para que depusiera las armas con las que había iniciado el glorioso camino por la lucha aquel luminoso día del 10 de octubre de 1868 en La Demajagua.
Ignorando los sentimientos patrios de Carlos Manuel de Céspedes el Capitán General Caballero de Rodas pide a Oscar que le escriba una carta a su padre dejar la lucha a cambio de su existencia.
El joven, patriota de profunda raigambre familiar se negó rotundamente diciendo que él jamás traicionaría a su patria y menos a su padre, sellando así su suerte.
El deshonesto militar español demostró, desde aquel infeliz momento que no se puede confiar en los colonialistas sean del color que sean y procedan de donde procedan y hablen la lengua que hablen.
La intransigencia de Oscar de Céspedes no cayó en el olvido y las generaciones que le sucedieron, también luchadoras por nuestra libertad, bebieron y beben de su ejemplo.
Carlos Manuel de Céspedes selló su vida sabiendo que desde aquel momento ya era el padre de todos los cubanos que lucharon en aquella guerra del 68.
Fue tan inmoral aquel militar español, que de Caballero solo tenía el nombre, que ya fusilado Oscar, le envió una carta al padre para que cejara en la lucha de ahí surgió aquella expresión que hoy nos enorgullece:
¨¨Oscar no es mi único hijo, lo son todos los cubanos que mueren por las libertades patrias¨¨.



miércoles, 17 de mayo de 2017

¨¨TENGO DE BAYAMO EL ALMA INTRÉPIDA Y NATURAL¨¨

nació en aquella estrecha calle de Paula en La Habana, llevó a esta ciudad en sus más nobles sentimientos patrios.
Esta ciudad ha sido fuente de inspiración para muchos luchadores, desde aquellos instantes grises de la ocupación española, hasta los momentos presentes, por todo lo que aquí ocurrió en las luchas independentistas.
Cuando Carlos Manuel de Céspedes inauguró aquella mañana del 10 de octubre de 1868 en La Demajagua, José Martí tenía solamente 15 años pero el impacto de la acción del prócer bayamés avivó sus ideas.
A lo largo de la historia, de aquella primera etapa independentista, José Martí mostró admiración por la proeza de aquel ser humano que él mismo bautizara como ¨¨el hombre de mármol¨¨.
Esa expresión no solo demostró respeto hacia el Iniciador, sino solidaridad con aquel que tuvo el coraje, el primero, de enfrentar el poderío de los colonizadores españoles.
Martí fue grande en ese momento culminante de la patria que comenzaba a luchar, con sus mejores hijos, por un futuro promisorio en el que lo más importante serían los seres humanos, algunos de ellos esclavizados.
Fue y es grande José Martí porque su lucha no quedó en la palabra, supo imprimirle acción al verbo, buscó su espacio para aportar sus disparos contra los que mancillaban la tierra que lo vio nacer.
Como se ha dicho antes, José Martí llevó a Carlos Manuel de Céspedes muy profundamente en su corazón desde aquellos horribles momentos en las canteras de San Lázaro hasta el exilio aglutinador y libertario.
José Martí definió al dilecto hijo de Bayamo de muchas maneras: ¨¨ ímpetu, volcán que viene, tremendo e imperfecto, de las entrañas de la tierra, arrebato, creador de un pueblo libre¨¨.
Nunca habrá espacio posible para reflejar toda la grandeza de José Martí por todo lo que hizo y la gloria que representa para los cubanos de todos los tiempos que seguimos abrazando su obra.
Aquel 19 de mayo de 1895, hace 122 años, la bala imperial atravesó su cuerpo en una acción que lo inmortalizaría para siempre, abonando con su sangre el camino de la libertad.
¨¨Yo tengo de Bayamo su alma intrépida y natural¨¨, había expresado José Martí, quien probablemente también quiso decir: ¨¨Tengo de Céspedes el alma intrépida y natural¨¨.
Hoy 19 de mayo, nos percatamos de que los dos héroes murieron peleando, con una diferencia de 21 años, uno en la montaña, el otro en el llano y en la misma región indómita que habitamos.

martes, 16 de mayo de 2017

JUAN ANTONIO: LO ABSTRACTO EN SU PINCEL


La enseñanza artística en el campo de las artes plásticas es un hecho de reconocido prestigio en Cuba por la posibilidad de desarrollo que ha tenido en los últimos años.

En Bayamo esa influencia ha tenido una repercusión extraordinaria cuya consecuencia ha sido la irrupción de nuevos actores dedicados al arte maravilloso de las artes plásticas.

Un importante y decisivo impulso tuvo esta manifestación del arte cuando se inauguró en Bayamo la Academia de Artes Plásticas Osvaldo Guayasamín donde estudiaron decenas de jóvenes con estas inquietudes.

Uno de ellos, Juan Antonio Ramos Fonseca, joven bayamés, quiere seguir escalando por esa vertiente difícil para alcanzar cotas que le permitan ubicarse en un sitio de vanguardia en la creación artística.

La primera exposición personal de Juan Antonio se realizó en el año 2011 y tuvo como sede el Centro Provincial de Artes Plásticas y se tituló Ineludible.

Este joven artista de la plástica ha participado en cuatro exposiciones bipersonales denominadas Cuando el rio suena, A lo cubano, Introspecciones y Cubarte, proyecto ijel de Hamburgo Alemania.

Con solo 25 años de edad, Juan Antonio Ramos Fonseca pone de manifiesto en sus obras todo el vigor que encierra su talento que se muestra inagotable a la hora de la creación artística.

Entre las exposiciones colectivas se encuentran en su currículo El primer Encuentro de Arte Abstracto abierta en la galería de la Asociación Hermanos Saiz, en el año 2014.

Al año siguiente expuso, entre otros creadores En qué creen los que creen?, en la sede de la Uneac y Evocación al pasado en la Asociación Hermanos Saíz.

Posteriormente participó en el año 2016 en la expo colectiva Tercer encuentro de arte abstracto y en el actual 2017 presentó sus obras en el evento de esa manifestación.

Entre los reconocimientos Juan Antonio Fonseca Ramos ostenta el de mejor graduado del curso 2010-2011 de la Academia Osvaldo Guayasamín y el segundo premio del séptimo salón Martiano de ese propio año.

Sin duda alguna podemos afirmar que estamos en presencia de un artista que pese a tener 25 años de edad, posee las cualidades suficientes para enorgullecer a Bayamo y a todos los que aprecian su talentoso andar.





domingo, 12 de marzo de 2017

14 DE MARZO, DIA DE LA PRENSA CUBANA

El 14 de marzo es el Día de la Prensa Cubana, celebración que no está restringida para los periodistas, sino a todas las personas que trabajan en los medios de comunicación, apoyando la labor informativa.
Si bien es cierto que a los hacedores de las noticias les corresponde una buena dosis de la fecha que recordamos hoy, debemos sumar a locutores, realizadores de sonido y directores de programas de radio.
También a los asistentes, que desempeñan un rol de importancia en cada emisión noticiosa coordinando lo que se va a publicar en los espacios destinados a ofrecer información a la población.
Oportuno el momento para rendir homenaje a aquellos que en Bayamo han dejado una impronta en los medios de comunicación durante muchos años, labor reconocida por la población de la capital provincial.
De los que ya no están recordamos a Luis Morales Almaguer corresponsal que fue del diario Granma, Edelso Vidal, quien con su cámara captó importantes imágenes de la vida de la ciudad.
También a Rubén Castillo Ramos, un agudo periodista que colaboró con la radio y la prensa nacional, Robert Arnaldo Paneque, destacado miembro del gremio y combatiente revolucionario.
Llegan con los recuerdos además, las figuras del periodista Heberto Carvajal Olazábal, un ejemplo de consagración laboral, Ibrahím Verdecia Guevara, por muchos años trabajador del semanario La Demajagua.
Se unen a esta lista en tan significativo día, el nombre de Manuel De Acosta, un corresponsal que mantuvo durante muchos años una colaboración cotidiana con Radio Reloj y Radio Bayamo.
Es el Día de la Prensa Cubana y no podemos olvidar a uno de los periodistas bayameses más conocidos tanto en la ciudad, Cuba y otras partes del mundo pues fue corresponsal de Prensa Latina en España.
Su nombre?
Carlos Selva Yero, una institución dentro del periodismo originado en la Ciudad Monumento Nacional y que dejó una huella imperecedera en esta noble profesión.
Los periodistas y trabajadores de la prensa en Bayamo tienen un extraordinario ejemplo que seguir y que nos llega de quien fundó el periódico Patria el 14 de marzo de 1892: JOSÉ MARTÍ.
Razones suficientes para que desde este sector sigamos trabajando en función de una información veraz, realzándola con objetividad y honestidad.



ORLANDO LARA BATISTA: ARROJO, VALENTÍA Y AMOR A LA PATRIA

La juventud bayamesa no se quedó atrás cuando la situación política y social de Cuba empeoró a partir del diez de marzo de 1952 al producirse el golpe de estado de Fulgencio Batista y Zaldívar.
La historia de la ciudad refleja que ante las injusticias los hombres y mujeres de este entorno siempre han reaccionado con espíritu de combate para enfrentarlas con decisión y valentía.
Fueron muchos los que expusieron sus vidas durante esa tétrica etapa de la dictadura batistiana en las calles y áreas cercanas a la ciudad, entregados a la causa revolucionaria por la que algunos murieron.
Esos valerosos jóvenes demostraron en todo el llano de la zona del Cauto que valía la pena enfrentarse a un régimen oprobioso que mantenía a los cubanos bajo el terror, la tortura y el asesinato.
Hay uno de ellos que no escatimó esfuerzo alguno para cumplir con la tarea que la patria puso en sus manos en ese camino recorrido para alcanzar la plena independencia nacional.
El joven de referencia no nació en Bayamo, ciudad a la que llegó desde muy pequeño procedente de San Germán, sitio de la cercana provincia de Holguín, pero por su hoja de servicios, ya es un natural de la ciudad.
En una ocasión, en plena efervescencia revolucionaria, se presentó en el funeral de Manuel Pedreira, asesinado por la tiranía y le colocó la bandera del 26 de Julio sobre el féretro.
Con esa valiente acción honró al joven Pedreira, privado de la vida en lo que es hoy el restaurante 1513, donde una tarja recoge ese abominable hecho, siempre recordado por los bayameses.
Orlando Lara Batista, según la enciclopedia Ecured, Orlando Lara Batista, el León del Llano. Bravo y audaz rebelde que se burló y mantuvo en jaque el ejército en la zona de Bayamo.
Un hombre sencillo, sin ninguna vanidad.
Su físico no revela la extraordinaria personalidad que mostró en la lucha contra Batista, no era una persona alta ni tenía ninguna característica que lo distinguiera especialmente.
No recibió instrucción superior pero a pesar de ello, era una persona inteligente y sobre todo poseía una imaginación brillante.
A Orlando Lara Batista se le recuerda con mucho cariño por la población de Bayamo que reconoce en él a uno de los jóvenes más valientes de la Ciudad Monumento Nacional.
Lara murió en un lamentable accidente de tránsito el 26 de julio de 1970, cuando se dirigía hacia la capital cubana.