Seguidores

viernes, 5 de octubre de 2018

150 AÑOS DE LA TOMA DE BAYAMO

Luego del alzamiento en La Demajagua y el revés de Yara, Carlos Manuel de Céspedes y sus bisoños soldados no se retiraron de la lucha, aquella derrota incentivó aún mas, los deseos libertarios.
El objetivo sería, desde ese momento, la toma de la ciudad de Bayamo, un propósito difícil de lograr, dada la fortaleza militar asentada en la segunda villa, por lo que se tomaron las medidas para revertir lo del 11 de octubre.
Muy cerca de la ciudad los insurrectos se organizaban trazando la estrategia que les diera la victoria en ese afán de extirpar la presencia colonizadora española en la isla.
Todos los empeños se pusieron en función de la toma de la ciudad, tanto los que se encontraban esperando la orden del ataque, como aquellos bayameses que desde dentro de la villa, ayudaría a los mambises.
Carlos Manuel de Céspedes, el hombre grande de La Demajagua, sabía de la envergadura de la acción y siendo inexperto en las acciones bélicas, se auxilió de hombres curtidos en el mundo de la guerra.
Quizás, en aquellos días del 18 al 20 de octubre de 1868, se produjo un acontecimiento que nos acompaña hasta estos días, el internacionalismo protagonizado por la presencia de ilustres dominicanos.
De ellos hay que hablar de Máximo Gómez, quien por su entrega a la causa cubana le valió el más alto grado del Ejército Libertador, también de los Hermanos Marcano y Modesto Díaz.
Todos escribieron una de las más hermosas páginas de la historia de Cuba, pues pusieron sus conocimientos al servicio del pueblo de la isla, que valora en toda su dimensión el altruismo de los dominicanos.
Y llegó el día del comienzo de los combates, era un enfrentamiento de un pueblo contra la presencia colonial ibérica en nuestro suelo y el que se puso de manifiesto la decisión, irrevocable, de alcanzar la victoria.
No fue nada fácil vencer a los ibéricos quienes lucharon defendiendo su bandera creyendo defender una causa justa, mientras a los mambises le asistían el amor a la patria, a la bandera y la fidelidad a Céspedes.
Fueron tres días de intensa lucha, que a la postre trajeron la victoria de las huestes nacidas al calor del levantamiento de La Demajagua, coronado con la triunfal entrada de blancos y negros a Bayamo.
Lo que vendría luego fue la apoteosis de una población cansada de la opresión española y deseosa ser dueña de sus destinos para felicidad de sus hijos que lucharon por el triunfo.
Aquel 20 de octubre de 1868, nacía desde la plaza bayamesa, el estandarte sonoro que presidiría hasta hoy nuestras luchas por la soberanía.
Perucho Figueredo pondría letra a la música que el jefe de la plaza militar Udaeta de Bayamo, siempre catalogó de bélica y por tanto alejada de los ritos religiosos.

viernes, 21 de septiembre de 2018

RESPETO A NUESTROS PRÓCERES

Bayamo es una ciudad bella, limpia y con una población que siente orgullo de habitarla, por su historia pasada y la presente que continúa siendo atrayente para quienes la visitan.
Nuestra Villa tiene muchas bondades que la hacen fuerte en campos tan diferentes como el comercio y la gastronomía, servicios comunales, salud pública y educación.
Cada día los bayameses nos levantamos con el deseo de hacer algo perdurable para la ciudad, algo como un legado en el que dejemos reflejado nuestro andar por esas calles tan cargadas de historia.
Queremos una ciudad aun más bella, ordenada, limpia, con parques bien atendidos en su jardinería y con las imágenes de los próceres respetadas por niños, jóvenes y adultos.
He ahí un problema que en estos días cobra fuerza lamentablemente en plazas importantes de la ciudad y que reciben casi diariamente el irrespeto de algunos jóvenes amantes del fútbol.
Es doloroso ver en momentos de lluvias a esos seguidores de los grandes del fútbol descargando la potencia de sus pies en las figuras de Carlos Manuel de Céspedes y de Perucho Figueredo.
Irrespetuosas esas imágenes que se pueden observar en la Plaza de la Revolución de Bayamo, frente a la sede de la Asamblea Municipal del Poder Popular, sin que autoridad alguna les llame la atención.
Lo mismo sucede en los mausoleos que guardan los restos de los grandes hombres del 68 Francisco Vicente Aguilera y José Joaquín Palma puntos ubicados en la calle Martí de esta ciudad de Bayamo.
Cómo es posible que estos hechos sucedan y no haya una acción que los detenga, ni una llamada de atención a los padres de esos jóvenes que con su proceder empañan la imagen de la ciudad?
Podrá dormir con tranquilidad aquella persona que tiene en sus manos las herramientas para eliminar esas prácticas deportivas en sitios inadecuados y que afean nuestro entorno?.
No se trata de sancionar a aquellos que se empeñan en convertir nuestras sagrada plazas en canchas deportivas, sino de persuadir, aconsejar, sugerir a los jóvenes y sus padres.
En definitiva la ciudad también les pertenece a ellos y se supone que la quieran engrandecer, eso se logra demostrando el respeto que la Villa merece para que siga siendo orgullo de todos.

jueves, 13 de septiembre de 2018

NOCHE DE TROVA Y PURO SON CUBANO EN BAYAMO

Bayamo vivió el martes último una trascendente presentación con música de lujo interpretada por valiosos defensores de las raíces más auténticas de la tradición trovadoresca y sonera de nuestro país.
Podríamos decir que fue una velada de trova y puro son cubano a cargo de los integrantes del Club Cirio Mela y el Septeto Nacional Ignacio Piñeiro que realiza una gira nacional por los noventa años de fundado.
La noche fue la perfecta cómplice para el disfrute de los que asistieron a la casona bayamesa y que cantaron y bailaron al compás de los temas presentados por los músicos de ambas agrupaciones.
El inicio de la velada corrió a cargo del Club de Trovadores Cirio Mela quienes desgranaron antológicas canciones de ese caudal inagotable, vigente e insoslayable de los grandes autores del género.
Pensamiento, uno de los temas presentados contó con las voces de un público, ávido de asumir tales inspiraciones, y que abarrotó el espacio de la Casa de la Trova de la Ciudad Monumento Nacional.
Viejos y jóvenes trovadores bayameses pusieron en alto sus capacidades en la defensa permanente hacia esa tradición tan cercana a los habitantes de la segunda Villa fundada en Cuba.
Con ese ambiente de Cubanía extrema irrumpió la música del Septeto Nacional Ignacio Piñeiro, cuyos integrantes están celebrando las nueve décadas de su exitoso andas por nuestro país y por el mundo.
Échale salsita, ese emblemático tema al que dio vida Carlos Embale, estremeció los cimientos de la añeja instalación para dar paso luego a una estela de interpretaciones que serán difíciles de olvidar.
Bayamo vivió anoche una velada, en la que se puso bien en alto lo mejor de la música y el más puro son cubano con el Club de Trovadores Cirio Mela y el Septeto Nacional Ignacio Piñeiro.
Cuando se produce un acontecimiento de esta naturaleza se siente una gran satisfacción ya que lo escuchado en el recinto constituyó una clase magistral de apego a lo nuestro.
Momentos como los vividos en la Casa de la Trova La Bayamesa gracias a la actuación del Club Cirio Mela y el Septeto Nacional Ignacio Piñeiro refuerzan el concepto de cubanía que nos llega a través de la música.
Sin duda fue una agradable noche en la que los bayameses demostraron mucho amor por lo mejor de la trova y de ese son cubano que llevamos muy adentro para la felicidad de nuestros sentimientos.

viernes, 6 de julio de 2018

FIESTA DEL ALIÑAO, DESDE HOY Y HASTA EL DOMINGO.



La cultura siempre sorprende, son tantos e inagotables los caminos que ella traza en los pueblos que estos, agradecidos, se empeñan en alimentarla para bien de los seres humanos y de la historia.

¿Cuántos acontecimientos en el mundo han tenido como base fundamental para el surgimiento esa cultura que distingue sin tener en cuenta raza, religión, tendencia política o género humano?

La cultura es vida, imprescindible herramienta que hace brotar, cual géiser, esos ríos sentimentales que le dan fuerza a cualquier hombre y mujer que desee disfrutar de los placeres que solo emanan de ella.

Son los presupuestos que avalan una idea que desde hoy cobrará vida surgida en la necesidad de ofrecer a los granmenses en general, una ventana desde la cual sumarse a un jolgorio que puede sentar pautas.

Siempre hay un líder, sea de la especie que sea, y este del que estamos hablando hoy muestra a un trovador que nació en medio de cañaverales acompañado de esa música salida del motor y los pitazos del tren.

Para suerte de los que amamos la cultura el juglar no ha olvidado su origen, aunque un día llegó a Matanzas y desde ahí a la capital cubana, saltando hacia otros lares, pero sin desdeñar su bandera.

Se trata de Raúl Torres, quien desde la grandeza de su humildad quiere contribuir, desde la música y de la cultura, al mejoramiento humano de sus coterráneos de la provincia de Granma.

Cuando se tienen esos deseos de compartir alegrías a través de la música de calidad siempre habrá oídos receptivos por ello las principales autoridades han dado su apoyo para la Fiesta del Aliñao.

Hoy comienza este evento que tiene una amplia programación que incluye a destacadas figuras del arte musical cubano, incluidas las residentes en nuestro territorio.

La Fiesta del Aliñao está dedicada a Pachy Naranjo, director de la Orquesta Típica Original de Manzanillo y a la disquera Colibrí por su labor en la preservación de lo más autentico de la música cubana.

Bayamo, Julia, Manzanillo y Mabay, están entre los puntos de la geografía granmense en las que habrá actividades de la cultura en general y de la música en particular.

Bienvenida la Fiesta del Aliñao, una bebida tradicional, formidable pretexto para que entre las cañas, el pitazo del tren y la cultura sigamos elevando la valía de un evento que ya ha comenzado a crecer.

viernes, 29 de junio de 2018

ALEXIS PANTOJA PÉREZ Y SUS ¨¨EXCENTRICIDADES DE LA ÉPICA¨¨,EN EL MUSEO DE ARTE ERÓTICO DE BOGOTÁ


La impronta, belleza y la fortaleza de las artes plásticas cubanas irrumpen desde esta noche de jueves en el primer Museo de Arte Erótico fundado en América con sede en Bogotá, la capital colombiana.

El talento del artista manzanillero Alexis Pantoja, residente en Bayamo, puede apreciarse en la muestra titulada Excentricidades de la Épica con más de 22 obras concebidas en óleos y lienzos de variados formatos.

Pantoja está celebrando treinta años de vida artística que inició en la escuela Elemental de Artes Plásticas "Carlos Enríquez" de Manzanillo, desde donde prosigue en el centro profesional de la especialidad El Alba, Holguín.

Su permanencia en esa ciudad oriental le permitió recibir la influencia artística del reconocido maestro holguinero Cosme Proenza, sin duda un inspirador de la obra de Alexis Pantoja.

Es la primera exposición personal del artista en una nación latinoamericana y en una prestigiosa institución colombiana como es el Museo de Arte Erótico, único de su tipo en la patria de Gabriel García Márquez.

Los más relevantes artistas de esa vertiente han expuesto obras en ese museo fundado por Fernando Guinard a mediados de la década de los 80 y que inicialmente fue itinerante.

Guinard tuvo la iniciativa de convertir su hogar en el museo que es hoy en el que se pueden apreciar alrededor de trescientas obras de su autoría, luego de 20 años presentándose en varios países latinoamericanos.

Alexis Pantoja ha expresado que sus obras ¨¨no tienen el erotismo como una meta sino que explora algunos temas del desnudo pero como apoyo no como fin en el caso de los mitos¨¨.

El artista manifestó que una vez de vuelta en la patria presentará esta exposición en Bayamo para satisfacción y orgullo personal y del público que sigue su obra.

viernes, 22 de junio de 2018

La Fiesta del Aliñao, Granma 2018

FRANCISCO VICENTE AGUILERA: EL IMPRESCINDIBLE. (22 DE FEBRERO 1821-23 DE JUNIO DE 1877).

Jamás caerá en el olvido aquel que hizo tanto por su tierra, el que se despojó de la riqueza, que se sumó a la lucha sin discusión alguna, un hombre de su talla puso su nombre al servicio de la patria

Es uno de aquellos que se empeñó en darle luz a las tinieblas que ensombrecían a Cuba, donde el látigo imperaba por encima de la razón que no existía, solo para los que manchaban los amaneceres.

Quizás no hubo otra forma de expresar el amor a lo propio que no fuese levantarse contra el dominio colonial para encauzar los sentimientos en busca de ese sol de la independencia nacional.

Constituye una gloria para Bayamo haber experimentado el nacimiento de un niño que vio la luz envuelto en el oropel más exquisito de aquella época, convulsa, estremecida por el rechazo a los peninsulares.

Una gloria porque aquel niño, que con el paso fue madurando su
carácter y ya adulto, sumado a la insurrección que él había preparado junto a otros patricios, se convirtió en uno de los fundadores de la nación.

Grande fue ese excepcional bayamés que decidió jugarse la vida por una causa justa cuando pudo haber disfrutado de su fortuna dándose los placeres que esta pudo proporcionarle aquí o en el extranjero.

Pero su corazón lo puso al lado de la justicia, la lealtad, el
altruismo y el compromiso asumido en los albores del levantamiento de la formidable fecha del 10 de octubre de 1868.

Para un bayamés escribir sobre este hijo de la ciudad es un honor, una razón para no olvidarle nunca, porque desde el ejemplo que de él irradia se toman las fuerzas para seguir adelante con sus ideas de soberanía.

Nuestra ciudad le rinde perpetuo homenaje en el mausoleo que guarda sus restos en el Retablo de los Héroes porque él, Francisco Vicente Aguilera y Tamayo es un paradigma para los cubanos.

Luchó por la libertad en Cuba como en el extranjero, adonde fue en busca de recursos financieros para la lucha, pasó muchas necesidades en Nueva York pero nunca usó el dinero con fines personales.

Cuando deseemos buscar a un hombre íntegro, honesto, leal a la causa cubana por la independencia y la libertad, un defensor de la moral y de los mejores sentimientos humanos, encontraremos a Pancho Aguilera.

El 23 de junio de 1821 nació para orgullo de los bayameses un
arquetipo de hombre digno de ser imitado por sus valores genuinos y por ese amor que prodigó siempre a esta ciudad que hoy lo recuerda.

Estamos celebrando los 197 años del nacimiento del prócer Francisco Vicente Aguilera y Tamayo.